Bienvenido a mayoresdesevilla

Domingo, 20 de Mayo

organizado
financiado
post-img

Arraigo a las costumbres

Fiestas cantillaneras, emoción y días especiales para nuestros mayores

La Residencia de Mayores San Nicolás se encuentra en Cantillana. El arraigo de las tradiciones a sus Vírgenes se vive con fervor y delimita el pueblo en asuncionistas y pastoreños, según nos explican los autóctonos a los que somos de fuera. Esta delimitación se hereda por origen materno, el hijo será asuncionista o pastoreño dependiendo de lo que sea su madre.

Las fiestas de ambas Hermandades se viven muy intensamente en este pueblo durante todo el año y llegan a su culmen en los meses de agosto y septiembre, donde el pueblo se vuelca en ellas. No hay más que darse un paseo por sus calles en estas fechas para ver cómo las engalanan los vecinos para recibirlas.

Anualmente queriendo mantener costumbres, intentando que no pierdan las raíces de su pueblo e integrando y dando a conocer al foráneo las singularidades cantillaneras, los residentes salen a ver a estas dos Hermandades, donde cada una tiene su encanto y sus devotos entre los residentes, sobre todo los naturales de la localidad.

El día de la Subida de la Hermandad de Nuestra Señora de la Asunción hay cohetes y las tracas resonando por todos los rincones. El Simpecado de la Asunción, portado en carreta de plata tirada por bueyes, recorre las calles del pueblo visitando las distintas iglesias de la localidad. Momentos únicos y, para nosotros, uno de los más emotivos es cuando el Simpecado se para delante de los residentes y éstos le hacen entrega de un ramo de flores, envolviendo el momento por cantidad de gente que aplaude y acoge a su Virgen con los “vivas” y aclamaciones asuncionistas que año tras año se te quedan grabadas e, independientemente de tu rigor católico, no puedes evitar las lágrimas y emociones que transmiten estos momentos, viendo, sobre todo, las caras de felicidad de nuestros mayores asuncionistas y el entusiasmo del resto al descubrirlo.

El último fin de semana de septiembre tiene lugar la tradicional y típica Romería de la Hermandad de la Pastora Divina al Santuario que lleva su nombre, ermita propiedad de la institución situada en la aldea de Los Pajares. Sale desde la Parroquia una carreta de plata, portando el Simpecado de la Divina Pastora o su imagen en los años que así lo establecen las reglas, acompañada de miles de romeros y cientos de caballistas ataviados con trajes típicos, que convierten a éste, en la celebración multitudinaria y afamada en la comarca. Aprovechando que pasa por la puerta de nuestra residencia, sacamos a nuestros mayores a la misma, pudiendo disfrutar de un día de romería, viendo pasar a caballistas, familiares y amigos vestidos de romeros.

Al igual que en la Asunción, la carreta para ante ellos y los mayores de la residencia le hacen entrega al Simpecado de un ramo de flores. Y los sentimientos vividos hace una semana se repiten de nuevo con la misma intensidad.

Es nuestra satisfacción ver a nuestros mayores disfrutar, sonreír y emocionarse ante costumbres de toda una vida y, lo más importante, que no pierdan esas emociones ante el arraigo que les une a la tierra donde han nacido. Es increíble observar cómo algunos de nuestros mayores cantillaneros con alto grado de demencia o en fase avanzada de Alzheimer, no recuerdan el nombre de sus hijos y no los conocen, pero sí te dicen sin dudarlo con orgullo y gozo “yo soy Asuncionista” o “Pastoreño”, y aclaman los vítores de cada Hermandad sin titubear.