Bienvenido a mayoresdesevilla

Domingo, 20 de Mayo

organizado
financiado
post-img

Así es mi vida en la residencia Ferrusola

Aquí estoy contenta y feliz

Soy Gregoria, hace tres años que vivo en la Residencia de Mayores Ferrusola, estoy muy contenta porque me encuentro aquí muy bien con todas mis compañeras y amigas. Me gusta mucho el cante y el baile y lo disfruto mucho, aunque no sé bailar ni cantar demasiado bien. A pesar de ello, me llevo todo el día cantando.

Me gusta escuchar a Carlos Cano, que canta la copla de María La Portuguesa y nombra a Ayamonte, lo cual me emociona, porque ése es mi pueblo. Tengo pena porque me falta mi marido, pero soy positiva porque sé que tengo a mis hijos, nuera y nietos, que son buenísimos, y a mi familia de Ferrusola y Ayamonte, que no es poca.

Aquí en Ferrusola, la vida es muy amena. Me levanto y las niñas me ayudan a ducharme y, en cuanto puedo, me voy a la calle a pasear, y cuando vengo, desayuno y me voy a hacer los ejercicios de fisioterapia con la niña que los da, que es encantadora. Después me voy a la sala de terapia ocupacional y hago las actividades que correspondan, siempre con alegría y con ilusión por hacerlas con mis compañeras y con la niña que las imparte, ya que nos entretenemos mucho y ella es muy simpática.

Después almuerzo y, por la tarde, suelo leer un poco y disfrutar de las visitas de mi familia, que a menudo me llevan a merendar o a dar una vuelta y los domingos suelo salir a comer con ellos.

Ya por la noche, después de cenar, veo la tele un rato en buena compañía, y es un tiempo muy agradable porque me relajo y comento lo que veo en la televisión con mis compañeras. Después de tomarme mi tila para descansar, me voy a la cama con la esperanza de que amanezca un nuevo día que me dé la oportunidad de seguir disfrutando de la vida, en buena compañía y con salud.