Bienvenido a mayoresdesevilla

Sábado, 23 de Junio

organizado
financiado
post-img

Estamos muy bien en la Buhaira, me agrada todo lo que hacemos

Primero traje a mi marido y después me vine yo

María Morales. UED Buhaira

Tengo 81 años. Nací en Sevilla, mi madre me tuvo en su casa y, como fui la primera, estaba “rifada”.

De mi infancia recuerdo que, cuando yo era pequeña, me hizo mi padre un dormitorio de juguete, un patín de dos ruedas… Me hacía muchas cosas.

Yo era un poco traviesa, y me “daban tela”, era cabezota… Pero estábamos bien.

Tenía muchas amigas y algunas veces nos enfadábamos. Unas tiraban para un sitio y otras para otro, y yo en medio, y no lo aguantaba, así que me iba yo para mi casa y las dejaba allí: “Ahí se quedáis”.

Mi tía Amelia me quería mucho y mi abuelo también. Vivía en una azotea y desde allí veía yo el Cine Arrayán. Durante las Cruces de Mayo poníamos el Picú cada vez en un sitio diferente.

Después me puse a trabajar, aunque mi padre no quería, y trabajé en muchas cosas: en una fábrica de tejidos, cosiendo pantalones vaqueros en mi casa; en una contrata de limpieza (me fui dos veces a trabajar a Barcelona),…

Me gustaba mucho el cachondeo, pero bromas no quería, de mano no.

Me casé a los 24 años. Conocía a mi marido Nicasio porque éramos vecinos de toda la vida. Tenemos cuatro hijos, los he criado bien, han sido “malos lectores”, como yo, ninguno ha querido estudiar. He sido muy feliz en mi matrimonio, vamos, lo sigo siendo, pero mi marido se puso malo y se acabó la felicidad de antes. Aunque seguimos siendo felices, ya no es lo mismo.

Cuando le diagnosticaron Alzheimer a Nicasio yo ya lo sabía, se lo había dicho a la médica un año antes, que él no estaba bien. Y lo tuve que traer al Centro de Día. Allí conocí a las muchachas, que son muy agradables y muy cariñosas.

Ahora me he tenido yo que venir también, porque tengo la salud delicada, y estamos muy bien. Me agrada todo lo que hago en el Centro.