Bienvenido a mayoresdesevilla

Jueves, 13 de Diciembre

organizado
financiado
post-img

No es sólo para hombres

Maruja es socia del Sevilla F.C. y fundadora de la Peña de Dominó de la residencia

Me llamo María Sánchez Pernia y vivo en la Residencia Manuel Ridruejo Muñoz.

Tengo 82 años, soy soltera y estoy jubilada. No he tenido hijos, pero tengo a mis hermanos, primas y sobrinas que son los mejores del mundo.

He trabajado en el servicio doméstico desde que tenía 18 años.

Durante toda mi vida he sido una mujer tradicional pero muy independiente. Siempre he manejado mi vida, mis ingresos y me compré mi propia casa.

Desde muy joven me encanta el fútbol. Mi gran afición ha sido y es el Sevilla F.C., mi equipo, del que soy socia y al que he acompañado en sus triunfos por Europa.

Mi sobrino y yo hemos viajado a diferentes países para verlo ganar y me he sentido muy orgullosa de ser sevillista.

También he sido muy aventurera y no me ha importado viajar sola. Conozco grandes ciudades europeas y toda España. Siempre me apuntaba con alguna asociación y durante el viaje hacía amistad con algunos compañeros.

Cuando ingresé en este centro, me di cuenta de que había personas que no participaban en ninguna actividad.

Un día, me lancé y les pregunté a varios compañeros si les gustaba jugar al dominó. Ellos me dijeron que sí, pero que nadie se había organizado para jugar.

Así que cogí un dominó del Taller Ocupacional y les dije que jugáramos. Y, aunque yo no sabía jugar muy bien, en pocos días nuestro grupo fue creciendo y conseguí que muchos compañeros (todos hombres) se juntaran todos los días para pasar el tiempo jugando y charlando.

Soy la única mujer que juega, pero no me importa, ellos me tratan como a una más y reconocen con gracia que ha tenido que ser una mujer la que monte la peña de nuestra residencia.

Yo animo a mis compañeras a participar y siempre les digo que no hagan caso a lo que dicen sobre las cosas de hombres. No está feo que una mujer juegue al dominó o vaya a tomarse una cervecita sola. A trabajar nunca nos ha acompañado nadie y hemos cumplido igual que los hombres.

Por eso, porque son tiempos de igualdad, me siento muy respetada por mis compañeros y vamos a seguir organizando actividades en las que no se distinga entre hombres y mujeres.